Lo que Dios unió, no lo separe el hombre

Domingo 7 de Octubre de 2018

XXVII Domingo Ordinario

Primera Lectura Génesis 2:18-24

Salmo Responsorial Salmo 128:1-6

Segunda Lectura Hebreos 2:9-11

Evangelio según San Marcos

2Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?»3El les respondió: ¿Qué os prescribió Moisés?»4Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla.»5Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto.6Pero desde el comienzo de la creación, El los hizo varón y hembra.7Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre,8y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.9Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.»10Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto.11El les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla;12y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.» Palabra de Dios.
Reflexión
matrimonio-con-jesus-248x300
Lo que Dios unió, no lo separe el hombre

Los fariseos como siempre queriendo retar a Jesús y El Maestro como siempre hábilmente responde. Jesús da el lugar a la mujer y a los niños dentro de la sociedad y elevando el Matrimonio como una vocación de fecundidad, amor, compromiso y libertad. Los fariseos eran apegados a la ley de Moises pero cuando se vuelve un abuso vemos como se atropella a los demás y es allí donde El Maestro va colocando el matrimonio como una institución en base al amor y la fidelidad.

Sabemos que el hombre es frágil, siempre sera vulnerable y tentado a cometer algún tipo de equivocación por que el mal y el pecado existe mas nunca debe ser una excusa o razón para faltar deliberadamente a la promesa que se ha hecho frente a Dios al elegir esta vocación. Dios apoya a quienes lo buscan para no ser tentados y El va dando la fortaleza, mas siempre se debe evitar exponerse al peligro de fallarle a Dios y a tu cónyuge.

Palabras del Maestro que siguen siendo duras, en aquel momento duras para los Fariseos por la dureza de su corazón y hoy también duras para quienes viven encerrados en su cadena del egoísmo. El matrimonio nunca podrá ser vivido si se mantiene el corazón cerrado, sin la capacidad de donarte al otro. La ternura y la entrega es fundamental.

Pidamos hoy nuestro Señor Jesucristo que nos de la gracia para renovarnos en el amor de Dios para vivir nuestra vocación.

One thought on “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: