Pide una señal

Lunes 15 de Octubre de 2018

Santa Teresa de Jesús, Virgen, Doctora de la Iglesia (Memoria)

823
Santa Teresa De Jesús Doctora de la Iglesia.

Primera Lectura Gálatas 4:22-24, 26-27, 31–5:1

Salmo 113:1-7

Evangelio según San Lucas 11:29-32

Habiéndose reunido la gente, comenzó a decir: «Esta generación es una generación malvada; pide una señal, y no se le dará otra señal que la señal de Jonás. Porque, así como Jonás fue señal para los ninivitas, así lo será el Hijo del hombre para esta generación. La reina del Mediodía se levantará en el Juicio con los hombres de esta generación y los condenará: porque ella vino de los confines de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay algo más que Salomón. Los ninivitas se levantarán en el Juicio con esta generación y la condenarán; porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay algo más que Jonás.

Palabra de Dios.

Reflexión de un laico.

Para no caer radicalismo y en un lenguaje anti semita, solo quiero centrarme en las primera palabras del Maestro sobre aquellos que pedían una señal y aun hay quienes siguen pidiéndola. La señal es El junto a la cruz y Su resurrección. Han pasado dos mil años y aun El sigue siendo la señal y el centro de nuestra vida como Cristianos. Ayer Domingo durante el Sínodo de los Jóvenes, El Papa Francisco eleva seis santos dentro nuestra Iglesia; y así como ellos hay millones de personas en el mundo que son movidas por la fuerza del Evangelio y dentro de nuestras comunidades. Nosotros como laicos no somos ajenos a esta misión, y  es la de poner a Cristo en medio de nuestra vida sea matrimonio, soltero, familia, trabajo, etc, nos va abriendo el camino a ser mas como El es decir de ponernos en servicio de quienes lo necesiten, como bautizados es nuestra primera vocación.

Comparto un fragmento del siguiente poema de Santa Teresa De Jesús hoy en su memoria:

NADA TE TURBE

Nada te turbe,
nada te espante,
todo se pasa,
Dios no se muda;
la paciencia
todo lo alcanza;
quien a Dios tiene
nada le falta:
Sólo Dios basta.
Eleva tu pensamiento,
al cielo sube,
por nada te acongojes,
nada te turbe.
A Jesucristo sigue
con pecho grande,
y, venga lo que venga,
nada te espante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: