la vida de uno no está asegurada por sus bienes

Lunes 22 de Octubre de 2018

San Juan Pablo II, Papa

Juan-Pablo-II
San Juan Pablo II, ruega por nosotros.

Primera Lectura Efesios 2:1-10

Salmo 100:2-5

Evangelio segun San Lucas 12:13-21

Uno de la gente le dijo: «Maestro, di a mi hermano que reparta la herencia conmigo.» El le respondió: «¡Hombre! ¿quién me ha constituido juez o repartidor entre vosotros?»Y les dijo: «Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes.» Les dijo una parábola: «Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto;  pensaba entre sí, diciendo: “¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?”Y dijo: “Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, y edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes,y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea.”Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?”Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios.»/ Palabra del Señor: Gloria a ti Señor Jesus.

Reflexión de un laico.

Jesús nos advierte de estar pendientes de no caer en la esclavitud de la codicia. Muchas culturas han sido testigo de que la codicia de algunos hombres ha llevado a la violencia y la privación de la libertad de inocentes. La codicia ha sido y sera un problema que siempre deberá enfrentar el hombre ya que no tiene limite, y como todo poder siempre habrá ganas de tener mas.

La codicia no solamente esclaviza a uno, sino lastima a los demás. Cuando aquella persona se centra en solo tener mas, puede llegar a olvidarse de su familia, de sus hijos. Familias se han echado a perder porque alguien descuida el amor por irse a buscar mas. Es cierto que los frutos de tu trabajo es importante para la vida pues  dignifica a la persona y provee a los miembros de la familia y es un deber para la contribución de la sociedad pero que sucede cuando eso se convierte en esclavitud y ciega de lo mas importante, es cuando se crea un apego que acaba con el corazón.

La Generosidad siempre vencerá la avaricia, me acuerdo del Padre Jesuita Jorge Loring (espero que sea proclamado Santo pronto) con el siguiente párrafo de su libro Para Salvarte que enuncio aquí:

 ** “No te olvides nunca que lo principal, lo primero, es salvarte; aunque, como es natural, también debes preocuparte de solucionar tu vida en este mundo. Pero sin olvidarte de que la vida eterna es lo primero.”

Demos gracias a Nuestro Padre que nos da la oportunidad de trabajar cada día para compartir del fruto de nuestro esfuerzo.

** Para Salvarte , autor Jorge Loring, edición 63 año 2013 Ed. Jl Mexicali.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: