Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos

Jueves 1 de Noviembre de 2018

Solemnidad de todos los Santos.

senjuti-kundu-349426-unsplash
La verdadera Alegría esta en El Evangelio

Primera Lectura Apocalipsis 7:2-4, 9-14

Salmo 24:1-6

Segunda Lectura I Juan 3:1-3

Evangelio según San Mateo 5:1-12

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.Bienaventurados los mansos , porque ellos posseerán en herencia la tierra.Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros. Palabra del Señor, Gloria a Ti Señor Jesús
Desde la tribuna laica
Como laicos también somos llamados a la Santidad, sin importar nuestra condición sea soltero, casado, divorciado, padre o madre soltera, etc. todos somos llamados a la Santidad. No es tener las manos en señal de oración todo el día, ni tampoco tener una conducta farisaica que aleja a los demás de la comunidad. Es saber que podemos caer, pero vamos buscando ser mejores y que necesitamos de Dios.
Señales por ejemplo de Santidad es dentro de nuestro trabajo no caer en la murmuración,  o en la calle obedecer las normas de transito. Si aspiramos a un cargo publico no andar con el “juega vivo”; ser humildes cuando nos corrigen para bien. Tener unos minutos durante el día de Oración; la Santidad es un camino personal, y si confiamos en Dios, El nos ira guiando.
En la ultima exhortación del Papa Francisco Gaudete et Exsultate nos deja una pista para iniciar ese camino:
“El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado. Ser cristianos es ‘gozo en el Espíritu Santo’ (…) El mal humor no es signo de santidad”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: