pero ya se te pagará, cuando resuciten los justos

Lunes 5 de Noviembre de 2018

IMG_8262.JPG

Primera Lectura Flp 2, 1-4

Hermanos: Si alguna fuerza tiene una advertencia en nombre de Cristo, si de algo sirve una exhortación nacida del amor, si nos une el mismo Espíritu y si ustedes me profesan un afecto entrañable, llénenme de alegría teniendo todos una misma manera de pensar, un mismo amor, unas mismas aspiraciones y una sola alma. Nada hagan por espíritu de rivalidad ni presunción; antes bien, por humildad, cada uno considere a los demás como superiores a sí mismo y no busque su propio interés, sino el del prójimo.

Evangelio según San Lucas 14, 12-14

En aquel tiempo, Jesús dijo al jefe de los fariseos que lo había invitado a comer:

“Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque puede ser que ellos te inviten a su vez, y con eso quedarías recompensado.

Al contrario, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos y a los ciegos; y así serás dichoso, porque ellos no tienen con qué pagarte; pero ya se te pagará, cuando resuciten los justos”./Palabra Del Señor, Gloria a Ti Señor Jesús.

Desde el laico:

La rivalidad ha sido razón de división de matrimonios, familias, comunidades. Iniciar una rivalidad dentro de la familia para mi es lo mas enfermo que hay, es un asesino del amor. Cuando dejamos de ver al otro como prójimo y lo vemos como un rival, siento que ya lo matamos, dejamos de verlo como persona que tiene sus bondades y sus fragilidades y siempre tiene algo que aportar a la familia. Todos hemos nacido con un talento que puede ser puesto al servicio. Pienso en los esposos que ponen el fruto de trabajo al servicio del los hijos y su pareja, poniéndose al servicio entre ellos sobreviven y crecen.

No hay familias perfectas ni comunidades perfectas mas San Pablo hoy nos da una catequesis para nuestras familias y comunidades de abandonar nuestros propios intereses para ponernos al servicio, no es algo selectivo sino mas bien para todos.

“Amar a quien nos ha ofendido desarma al adversario y puede incluso transformar un campo de batalla en un lugar de solidaria cooperación.” – San Juan Pablo II

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: