Ya sé quién eres: el Santo de Dios Mc 1, 21-28

La autoridad que tiene Jesucristo sobre toda las criaturas es un signo visible que El es El Hijo de Dios, el anunciado por los Profetas en siglos anteriores a su llegada. Hoy quizás en nuestra época es mas fácil reconocerlo como Hijo de Dios, algunos han logrado experimentarlo en su vida y dan Fe de su existencia. Incluso el maligno sabe que Dios existe y siempre busca en medio de la tentación como calarse en cada persona.

Como un laico, no puedo dejar las responsabilidades que tengo en este mundo y el porque estoy y de mi existencia. Muy claro sobre la meta de la santidad, pero que hay de quienes están a mi lado? ¿Acaso no tienen derecho de experimentar la misericordia de Dios y la felicidad? Por supuesto que existe el respeto por las elecciones de los demás, pero si alguien se acerca a mi y me cuenta algo y solo quiere ser escuchado; ¿no seria mejor que Dios nos de esa gracia de ser buen oyente para ayudar a un hermano?

Todos tenemos algo que podemos dar a los demás, y aunque sea en una poca medida transmitir ese amor que también hemos recibido que no es exclusivo, sino que es dado para darlo a conocer. No somos los redentores, pero podemos apoyar de alguna manera a alguien, sea algo poco o mucho, queda en nuestras manos esta posiciones de darnos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: