Quiero: queda limpio Marcos (1,40-45)

Cristo no ha negado sanar a quien lo busca, aquel leproso sanado estoy seguro que no podía contenerse de tanta alegría o furor de haber sido sanado y poder reunirse de nuevo con su gente. La soledad quizás es una enfermedad que hoy padecen muchos o pocos, no tengo una estadística pero muchas personas experimentan o viven una soledad a razón de alguna condición de enfermedad, situación económica o alguna otra razón. Pero pienso que es allí donde Cristo debe llegar, a atreverse abrazar y estar en contacto: con quien lo necesita. Es aquel contacto, en la mirada, ese abrazo ahí esta Cristo. No creo que tenga que irme al Tibet a buscar una verdad, si ya Jesucristo nos enseña que El es la Verdad.

Es en el contacto, es allí donde esta el amor, donde Dios se manifiesta. Aquellos esposos que se van a dormir sin perdonarse: entonces ¿como pueden amar y seguir perseverando si van a la cama con rencor? Cristo siempre saliò, así siempre nosotros debemos salir, con los demás, aunque nos cueste, pero solo allí vemos que grande es Cristo y como puede convertirnos en ser portadores también de su Palabra.

El mundo que vivimos va cambiando, hace veinte años algunos países respiraban democracia, ahora respiran opresión gracias a las manos comunistas, algunas otras latitudes aun viven la misma esclavitud igual de hace doscientos años, pero quizás siento que la esclavitud moderna es aquella que van convirtiendo en indiferentes ante la necesidad de los demás. Hacer algo mas por aquellos, es allí donde nuestro valor como Cristianos da su lugar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: