Anda y haz tú lo mismo Lc 10, 25-37

Aprender a amar, nuestra tarea de todos los días.

Evangelio según San Lucas 10,25-37.

El Samaritano representa lo que es hoy Palestina, es decir un extranjero. Para los Judíos era un extraño, aquí Jesús rompe aquel esquema elitista, pone en practica que el amor es ilimitado no es algo condicionado sino mas bien quien es el prójimo es aquel que tienes a tu lado.

Pienso en ese amor compasivo, aquel que mira al prójimo con misericordia, aquel que se interesa por el otro, que busca el bien del otro y no mide cuanto va a dar. Poco a poco vamos aprendiendo esto, no es algo que nacimos aprendiendo a hacer, es algo que ejercitamos toda la vida y que siempre nos podemos equivocar pero hay que aprender a levantarse. Y quien mas nos puede enseñar: Dios Nuestro Padre, El autor del amor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: