“Allá me verán”

Evangelio según San Mateo 28, 8-15

Para leer el Evangelio haz clic aqui.

Luego de vivir una Semana Santa por segunda vez de una manera virtual, recordamos siempre la Pascua como un momento de salida, es un momento nuevo que nos puede servir para dar un paso a hacer todo nuevo.

Pensando en el Evangelio, no puedo dejar de pensar en la mala accion de aquellos lideres del pueblo que a toda costa querían ocultar la verdad, por lo que nosotros sabemos hasta hoy: su mal intención de ocultarlo ha sido un fracaso ya luego de dos milenios Jesus sigue resucitado entre nosotros y su verdad sigue siendo fuente de cambios para nosotros.

La verdad no puede ser oculta, ni el silencio ni la corrupción podrá prevalecer ante la verdad, ante la injusticia como vimos en el Evangelio, aquellos querían mentir sobre Jesus. Pero El siempre saldrá a la luz porque todo lo que viene de El, nace de la verdad.

El Poder del Perdonar

Y Jesus nos dice perdonar siempre.

He sido testigo de escuchar y decir yo tambien, cosas como “No lo voy a perdonar”; porque que la ofensa ha sido muy grande y nos centramos absolutamente en el dolor en lugar de preguntarme porque me duele tanto. Muchas veces por ese resentimiento planeamos vénganza que nunca llegamos a cometer y que bueno al no cometerlo.

Si algo nos hace comprender del Cristianismo que el perdon es la base del amor, perdonar al prójimo. Ya Jesus lo dijo en el Evangelio es perdonar siempre y voy hacia las ofensas grandes, renunciar a la venganza.

Debemos siempre perdonar, estar siempre al amor.

“Servir y a dar la vida por la redención de todos” Mateo 20, 17-28

Evangelio de hoy leerlo aqui.

Leyendo el Evangelio de hoy, recuerdo lo vulnerable que somos, si lo vulnerable que logramos a ser muchas veces pero tambien esto nos recuerda que somos capaces de hacer grandezas por los demás desde esa vulnerabilidad.

Si, ese deseo que tenia de estar a la derecha podía ser algo muy ambicioso, estar en el trono pero Jesus nos recuerda que nosotros como Cristianos tenemos una misión en el mundo y es servir, estar dispuestos al servicio y eso como nos cuesta porque nos puede dar pereza por ejemplo.

Recordemos siempre que el servicio y la disposición es lo que nos distingue como Cristianos en el mundo, seguimos a Cristo porque queremos dejar su huella de servicio, Jesus nunca tuvo trono ni herencia pero su legado que nos deja es lo que nos lleva y nos dará la vida eterna.

Recordemos que en este mundo somos hermanos, aunque podamos tener diferencias de credo por ejemplo, reconozcamos que Dios tambien esta en esa persona.