Terminamos el Periodo Liturgico 2020

Entre cambios por la Pandemia tambien es posible decir que nuestra percepción sobre las cosas han cambiado.

Este 29 de Noviembre damos inicio a un nuevo periodo, el Tiempo de Adviento y como catolicos nos preparamos para la conmemorar y celebrar el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. Cada domingo encendemos una vela que tiene un significado para nosotros y un tiempo de reflexion.

El Adviento debe ser un tiempo de preparación, meditación, fuera de las matices de celebrar la Navidad que por supuesto hay que celebrar. Tambien debe aparecer en nosotros esa reflexion sobre el sentido de nuestra vida, para nosotros frente a tantos situaciones tipo social, personal debemos reflexionar y pensar como podemos ser mejores pensando siempre que en cualquier momento podremos ser llamados a rendir cuentas.

Se nos olvida muchas veces que somos administradores, no somos dueños de nuestra vida mas si somos responsables de nuestras desiciones y asumimos todo aquello relacionado, sin culpables ni culpas sino mas bien sabiendo que cada desicion tomada lleva una responsabilidad para bien o para mal.

Adviento nos prepara para entender el misterio de Cristo en la cruz, las razones de su Evangelio y entender que Jesus siempre nos invita ver mas allá, ya lo hemos visto innumerables veces a lo largo de su Evangelio a través del amor al prójimo.

Mi casa es casa de oración, Lucas 19, 45-48.

Jesús enseñaba todos los días en el templo.

Evangelio según Lucas 19, 45-48

Aquel día, Jesús entró en el templo y comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban allí, diciéndoles: “Está escrito: Mi casa es casa de oración; pero ustedes la han convertido en cueva de ladrones”.

Jesús enseñaba todos los días en el templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los jefes del pueblo, intentaban matarlo, pero no encontraban cómo hacerlo, porque todo el pueblo estaba pendiente de sus palabras.

Reflexion diario.

En el pasaje del Evangelista Marcos presenta es mucho mas extensa que nos presenta hoy Lucas, mas no dejemos de ver algo importante del mensaje como pueblo laico es como vivimos nuestra religiosidad. Cual es el valor que le damos a nuestros sacramentos y el valor que le damos cuando asistimos a Misa. Aprendemos o solamente vamos por obligación. Me ha pasado que he escuchado Misa y no puedo reflexionar bien por tener distracciones, es cierto que estamos pasando por una situacion distinta y nos llenamos de cientos de interrogantes o interrogantes y afanes de nuestro diario vivir.

Uno de los grandes retos como Cristianos es: entender lo que significa el templo y lo que aprendamos alli podamos transmitirlo a los demás, a la comunidad.

Que pases un buen dia.

“El que tenga se le dará en abundancia”Lucas 19, 11-28

Evangelio según Lucas 19, 11-28

En aquel tiempo, como ya se acercaba Jesús a Jerusalén y la gente pensaba que el Reino de Dios iba a manifestarse de un momento a otro, él les dijo esta parábola:

“Había un hombre de la nobleza que se fue a un país lejano para ser nombrado rey y volver como tal. Antes de irse, mandó llamar a diez empleados suyos, les entregó una moneda de mucho valor a cada uno y les dijo: ‘Inviertan este dinero mientras regreso’.

Pero sus compatriotas lo aborrecían y enviaron detrás de él a unos delegados que dijeran: ‘No queremos que éste sea nuestro rey’.

Pero fue nombrado rey, y cuando regresó a su país, mandó llamar a los empleados a quienes había entregado el dinero, para saber cuánto había ganado cada uno.

Se presentó el primero y le dijo: ‘Señor, tu moneda ha producido otras diez monedas’. Él le contestó: ‘Muy bien. Eres un buen empleado. Puesto que has sido fiel en una cosa pequeña, serás gobernador de diez ciudades’.

Se presentó el segundo y le dijo: ‘Señor, tu moneda ha producido otras cinco monedas’. Y el señor le respondió: ‘Tú serás gobernador de cinco ciudades’.
Se presentó el tercero y le dijo: ‘Señor, aquí está tu moneda. La he tenido guardada en un pañuelo, pues te tuve miedo, porque eres un hombre exigente, que reclama lo que no ha invertido y cosecha lo que no ha sembrado’. El señor le contestó: ‘Eres un mal empleado. Por tu propia boca te condeno. Tú sabías que yo soy un hombre exigente, que reclamo lo que no he invertido y que cosecho lo que no he sembrado, ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco para que yo, al volver, lo hubiera recobrado con intereses?’

Después les dijo a los presentes: ‘Quítenle a éste la moneda y dénsela al que tiene diez’. Le respondieron: ‘Señor, ya tiene diez monedas’. Él les dijo: ‘Les aseguro que a todo el que tenga se le dará con abundancia, y al que no tenga, aun lo que tiene se le quitará. En cuanto a mis enemigos, que no querían tenerme como rey, tráiganlos aquí y mátenlos en mi presencia’ ”.

Dicho esto, Jesús prosiguió su camino hacia Jerusalén al frente de sus discípulos. Palabra del Señor.

Reflexion breve: Tenemos dones, tenemos formas de dar fruto, cuando pienso en dar fruto pienso que toda acción con un determinado proposito veremos los resultados, pero la acción que llama al Cristiano no es hacer solamente por hacer, es hacer sabiendo el proposito que debe ser al servicio, no tengamos miedo ya nuestro Santo Padre nos lo ha mencionado en varios ocasiones de no tener miedo.