Lo que Dios unió, no lo separe el hombre

Domingo 7 de Octubre de 2018

XXVII Domingo Ordinario

Primera Lectura Génesis 2:18-24

Salmo Responsorial Salmo 128:1-6

Segunda Lectura Hebreos 2:9-11

Evangelio según San Marcos

2Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?»3El les respondió: ¿Qué os prescribió Moisés?»4Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla.»5Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto.6Pero desde el comienzo de la creación, El los hizo varón y hembra.7Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre,8y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.9Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.»10Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto.11El les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla;12y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.» Palabra de Dios.
Reflexión
matrimonio-con-jesus-248x300
Lo que Dios unió, no lo separe el hombre

Los fariseos como siempre queriendo retar a Jesús y El Maestro como siempre hábilmente responde. Jesús da el lugar a la mujer y a los niños dentro de la sociedad y elevando el Matrimonio como una vocación de fecundidad, amor, compromiso y libertad. Los fariseos eran apegados a la ley de Moises pero cuando se vuelve un abuso vemos como se atropella a los demás y es allí donde El Maestro va colocando el matrimonio como una institución en base al amor y la fidelidad.

Sabemos que el hombre es frágil, siempre sera vulnerable y tentado a cometer algún tipo de equivocación por que el mal y el pecado existe mas nunca debe ser una excusa o razón para faltar deliberadamente a la promesa que se ha hecho frente a Dios al elegir esta vocación. Dios apoya a quienes lo buscan para no ser tentados y El va dando la fortaleza, mas siempre se debe evitar exponerse al peligro de fallarle a Dios y a tu cónyuge.

Palabras del Maestro que siguen siendo duras, en aquel momento duras para los Fariseos por la dureza de su corazón y hoy también duras para quienes viven encerrados en su cadena del egoísmo. El matrimonio nunca podrá ser vivido si se mantiene el corazón cerrado, sin la capacidad de donarte al otro. La ternura y la entrega es fundamental.

Pidamos hoy nuestro Señor Jesucristo que nos de la gracia para renovarnos en el amor de Dios para vivir nuestra vocación.

Dichosos los ojos que ven lo que veis

Sábado 6 de Octubre de 2018

Primer Sábado, Memoria de la Santísima Virgen

21jd56w

Primera Lectura

Job 42:1-3, 5-6, 12-17

Salmo 119:66, 71, 75, 91, 125, 130

Evangelio según San Lucas 10:17-24

17Regresaron los 72 alegres, diciendo: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.»18El les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.19Mirad, os he dado el poder de pisar sobre serpientes y escorpiones, y sobre todo poder del enemigo, y nada os podrá hacer daño;20pero no os alegréis de que los espíritus se os sometan; alegraos de que vuestros nombres estén escritos en los cielos.»21En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo, y dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito.22Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.»23Volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: «¡Dichosos los ojos que ven lo que veis!24Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron.»

Reflexión

¡Dichosos los ojos que ven lo que veis!

El Evangelio de hoy nos revela la fuerza sanadora que tiene su Palabra sobre quienes están dispuestos a conocerlo. Vemos como los primeros apóstoles regresan de la misión alegres, pues ven que todas las promesas que le había hecho El Maestro eran ciertas. La Misión de Evangelizar ya veíamos en reflexiones anteriores que jamas seria una tarea fácil, esta tarea se basa mas en la confianza en Dios que nos va abriendo el paso a donde El quiere llevarnos. Jesús en señal de agradecimiento Bendice a nuestro Padre por la promesa que se ha cumplido a nosotros.

Los pequeños son aquellos que acogen el Evangelio, lo ponen en practica y van a dar testimonio de El. Acoger a Jesús en nuestra vida es el verdadero camino al amor, el amor que el Padre nos ha dado. Conocer a Jesús el Evangelio es conocer a Dios, es confiar en El Espíritu Santo y conocer cada día un poco mas en lo que ofrece el Maestro.

Haciendo relación a las Primeras Lecturas de la semana, toda la semana hemos venido viendo el relato de Job, comenzábamos donde el decía “El Señor me lo dio, el Señor me lo quito” Job (1,6-22); no quiero hacer referencia a cosas materiales, mas si al tema del alma. ¿Cuantas cosas nos quita Dios que nos hacen daño al alma pero queremos ser tan obstinados en tenerlo pese que nos pueda hacer sufrir e ignoramos lo que Dios tiene para nosotros? ¿Cuantas situaciones hemos querido retar a Dios para que nos de lo que queremos? o simplemente queremos manipularlo para que se haga nuestra voluntad y no la voluntad de El. Job como vimos al inicio de la semana lo tenia todo y lo perdió todo, pero así muchas veces nos hemos sentido como Job. Job es un ejemplo de nuestra vida muchas veces, altas y bajas queremos decir “Ya no puedo mas Señor, suéltame”; pero no estamos abiertos a recibir a Jesús en el Evangelio,y en nuestro desanimo empezamos a rechazar a Dios y por eso estamos viendo tanta violencia, egoísmo. La Alegría del Evangelio se puede ir si nos dejamos llevar por las cosas del mundo que en el exceso nos puede lastimar y lastimar a los demás.

La fe de Job es un modelo que debemos seguir en nuestro diario vivir, en el caer y levantarnos por medio de la Fe sin perder el norte de que Dios no nos va abandonar y esta Jesús en medio de sus sacramentos y la Eucaristía que nos puede dar esa medicina para el alma.

Pidamos hoy a nuestro señor Jesucristo que por medio de nuestra Oración y el Evangelio nos de todos los días esa Fe , Esperanza y Caridad que todos necesitamos.

“Quien me rechaza a mi, rechaza al que me ha enviado”

Viernes  5 de Octubre 2018.
Santa Faustina, Virgen (Memoria Libre)
Primera Lectura Job 38:1, 12-21; 40:3-5
Salmo 139:1-3, 7-10, 13-14
Jesus-Christ-Preaching-mormon
Lucas 10:13-16
13«¡Ay de ti, Corazin! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que, sentados con sayal y ceniza, se habrían convertido.14Por eso, en el Juicio habrá menos rigor para Tiro y Sidón que para vosotras.15Y tú, Cafarnaúm, ¿hasta el cielo te vas a encumbrar? ¡Hasta el Hades te hundirás!16«Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.»

Reflexión
“Quien me rechaza a mi, rechaza al que me ha enviado”

El Maestro nos habla hoy nuevamente sobre la misión, misión que se ha ido extendiendo y seguirá siendo hasta el final de los tiempos: La proclamación del Evangelio. Pero hoy el tono del Maestro es tono que seguro se experimenta cuando hemos hablado del Evangelio cuando no es bien recibido: Frustración o algo de disgusto. Posiblemente el tono del Maestro haya sido debido a que vieron milagros en esas regiones y aun así muchos no creyeron, se mantenían con el corazón duro. Jesús sabia de antemano y advertía a sus discípulos que situaciones de rechazo van a suceder.

Me enfoco en el ultimo versículo, y sugiero hoy para ponernos a reflexionar y atrevernos a preguntarnos solo esto: ¿Como esta mi relación con Jesús? Nuestros días están llenos de preocupaciones, afanes, El Evangelio jamas dice que dejemos los afanes, mas bien nos invita a que lo tengamos presente en nuestras vidas para tener Esperanza en medio de lo que estamos viviendo hoy. Siempre existirán momentos difíciles y alegres, pero no esperemos que caigamos en un desesperación para iniciar su búsqueda mas bien tenerlo siempre presente por medio de la oración y dar gracias a El en los momentos de dicha.

Pidamos hoy a nuestro a Dios Padre que nos abra el corazón para recibir la palabra transformadora del Evangelio.